¡Poder femenino!

Posted by in femenino

Con la revolución femenina y el notorio auge del empoderamiento de la mujer parece que vivimos en una lucha de géneros en donde se pretende demostrar quién es más inteligente o capaz que cual.

Mary Shelley; la dramaturga británica que escribiera la famosa obra literaria Frankenstein, dijo alguna vez “no deseo que las mujeres tengan más poder sobre los hombres, sino más poder sobre sí mismas”, esto puede tener interpretaciones en distintas áreas, pero todas se enfocan en alcanzar un beneficio a nivel individual como ser humano.

Aunque en un principio el patriarcado era más marcado y la notoria marginación hacia la mujer le impedía tener la libertad para desenvolverse en los ámbitos de su preferencia, en igualdad a la facilidad con la que el hombre lo hacía; actualmente vivimos en una sociedad donde ya no se restringe la locomoción femenina y aunque hay mucho aún por alcanzar; a nivel general ya no se reprime a la mujer en la misma medida que se hacía antaño.

 

¡Hazlo como mujer!

La realidad es que el momento presente es para enfocar las fuerzas y energías en dar lo mejor de sí misma para desarrollar al máximo los talentos, habilidades y capacidades en todos los sentidos posibles; aprovechar el hecho de que vivimos en una sociedad que ya no restringe, no limita, ni impide la participación femenina en las distintas áreas en las que cada una pueda tener como fortaleza.

No se trata de sobresalir o ser mejor en comparación con otros, sino de ser seres humanos capaces y libres; pero una libertad que permita crecer y sacar todo el potencial; una libertad como a la que se refería Idira Ghandi donde la mujer necesita ser libre, pero no en confrontación con el género masculino, sino libre en capacidades y personalidad.

La fortaleza y el carácter no se demuestra siendo manipuladora, cruel o calculadora; es la capacidad de enfrentar la vida sin miedo; radica en saber que ser mujer no es una limitante, pero tampoco una característica de superioridad, es simplemente una singularidad que define nuestro género de nacimiento; un dato necesario para llevar el conteo mundial de cuantos hombres y mujeres habitan el planeta; no para hacer una diferencia con el fin rivalizar o agruparse para conspirar en contra de los otros.

 

Solo hay 2 tipos de personas

En la película “My name is Khan” mencionan esta frase “en el mundo solo hay dos tipos de personas: las buenas, que hacen cosas y buenas; y las malas: que hacen cosas malas”. No se trata de que “todos los hombres son iguales” o “todas las mujeres también”; olvidémonos de las diferencias; llama a los hombres y mujeres que conozcas y en lugar de diferir… ¡mejor hagan una fiesta!